Publicado el

9 cosas que harán que tu entrevista de trabajo sea un éxito

Aquí te contamos cómo maximizar las oportunidades para que triunfes y logres ese puesto de trabajo.

9 cosas que harán que tu entrevista de trabajo sea un éxito

Crédito: Depositphotos.com
Qué bonita sensación cuando quieres un trabajo y te acaban de llamar para ir a una entrevista porque les ha gustado tu Currículum Vitae.

Ahora tienes que hacer un buen papel y demostrarle al entrevistador que eres apto para el puesto. Pero, ¿Cuáles son las cosas que debes saber para hacer un buen papel y seducir al reclutador?

En este artículo encontrarás 9 consejos para que triunfes en tu entrevista de trabajo.

Solo tienes una oportunidad. ¡No la desperdicies!

La entrevista de trabajo es una buena oportunidad para demostrar tu valía, por eso, si realmente quieres el trabajo, deberías minimizar la posibilidad de cometer errores. En la vida esta permitido cometerlos y uno debe aceptarse con sus defectos y sus virtudes.

Sin embargo, no ocurre lo mismo en una entrevista de trabajo. La imagen que se lleve de ti el entrevistador va a determinar si trabajarás para esa compañía o no.

Para evitar cometer fallos, aquí te dejo una lista que te servirá de guía.

1. Conoce la organización

De entrada, averigua todo lo que puedas de la empresa. Las entrevistas de trabajo hay que prepararlas, pues es necesario que des la imagen de que el empleo te importa. El primer paso es conocer la organización, porque así podrás saber cuáles son sus valores, como trabajan o qué ofrecen. Esto puede darte información muy valiosa, por ejemplo, para saber lo que esperan de ti.

2. Vístete correctamente

Una vez hayas investigado sobre la empresa, también puedes hacerte una idea de cómo vestirte. Si por ejemplo aspiras a un puesto creativo, puede que no necesites ir vestido de manera muy formal.  Ahora bien, si quieres asegurarte, puedes ir de forma seria y elegante. Eso no falla.

3. No llegues tarde

Si eres de esas personas que llegas tarde casi como si fuese un hábito, procura que este día no ocurra. Sal una hora antes de lo que lo harías si hace falta. Sobra decirlo, pero si no quieres arruinar tu oportunidad de lograr el trabajo, llega puntual.

4. Cuida tu lenguaje corporal

El lenguaje no verbal es aproximadamente el 70% de lo que comunicamos mientras que el lenguaje verbal representa solamente el 30. Esto significa que debes cuidar tu lenguaje corporal, especialmente en una entrevista de trabajo en la que te están evaluando y todo lo que digas o hagas será tomado en cuenta. Una buena postura, mirar a los ojos, evitar hábitos nerviosos como moverte mientras hablas, etc., pueden marcar la diferencia a la hora de ser seleccionado o no.

5. Confía en tus posibilidades

Cuando vas a una entrevista de trabajo hay otros candidatos que concursan por el mismo puesto. Pero debes tener una actitud positiva y no venirte abajo, porque si no tus posibilidades de lograr el trabajo se quedarán en nada. Si no tienes confianza en ti mismo el reclutador lo percibirá. Así que recuérdate a ti mismo tus virtudes y sal por todo.

6. Muestra interés

Cuando estés en la entrevista de trabajo procura mostrar interés. Seguramente el entrevistador te dé la posibilidad de hacer alguna pregunta. Ahora bien, no aproveches este momento para soltar preguntas sobre las vacaciones o comentar lo mucho que te gustaría que hubiese un ambiente divertido en el trabajo. Sin embargo, no preguntar puede parecer que no estás muy interesado y transmite apatía.

7. Preguntas lo necesario

Ahora bien, tampoco te pases con las preguntas. Debes esperar a que el reclutador te invite a que preguntes, así evitarás interrumpirlo. Si interrumpes al entrevistador darás una imagen de maleducado e irrespetuoso. No juegues tu carta de esta manera.

8. Evita hablar mal de las otras empresas en las que has estado

Puede que te sientas rencoroso con tu anterior jefe o con la empresa en la que estuviste anteriormente porque te despidieron y consideras que fue injusta la decisión. Pero la entrevista de trabajo no es un buen lugar para liberar tus emociones y tu enojo. Si crees que fue injusto todo lo que sucedió, cuéntaselo a tus amigos pero no al entrevistador.

9. No mientas

Está claro que quieres quedar bien porque necesitas ese trabajo, pero las mentiras pueden llevarte a una espiral sin salida en la que vas a quedar muy mal. En el mejor de los casos, puede que te den el trabajo, pero las mentiras, tarde o temprano, salen a la luz.

Estar preparado para este momento es de vital importancia, ya que un error puede quitarte la posibilidad de quedar dentro. Mantén siempre una actitud positiva. ¿Qué otros puntos agregarías?

De: https://www.entrepreneur.com/article/289655

Publicado el

Cuáles son las carreras mejor y peor pagadas en México

De los 10 puestos más difíciles de cubrir en México, siete se ofertan en la educación técnica, una oportunidad para enfrentar la demanda de capital humano especializado.

 

Las carreras populares no son las mejores pagadas ni las que tienen más rentabilidad, de acuerdo con un reporte del  Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Además, de los 10 puestos más difíciles de cubrir en México, siete se ofertan en la educación técnica, una oportunidad para enfrentar la demanda de capital humano especializado, y que además el tiempo de estudio es más reducido en promedio de dos años.

Alexandra Zapata, directora de Educación e Innovación Cívica del IMCO, destacó que las carreras técnicas son las mejor pagadas como construcción e ingeniería civil y servicios de transporte, que ganan en promedio más que las universitarias peor pagadas, como deportes o filosofía y ética.

 

En promedio los estudiantes que asisten a universidades públicas tardan en promedio en recuperar la inversión que hicieron en el estudio 20 meses, mientras que los jóvenes que acudieron a universidades privadas recuperan su inversión en 594 meses.

El investigador Pablo Clark comentó que de acuerdo con los datos recientes incluidos en ComparaCarrera.org, el promedio en las 142 universidades que consultaron, el costo promedio es de 295 mil pesos de colegiaturas, inscripciones y egresos por su título profesional, tanto públicas como privadas.

Entre las carreras clasificadas como inversiones excelentes están: química, con un salario promedio de más de 33 mil pesos; física, con casi 18 mil pesos, y estadística, con más de 16 mil pesos, y las tres tienen un retorno de inversión de dos meses si egresaron de universidades públicas.

En tanto, las consideradas con inversiones muy inseguras están: filosofía y letras, con un salario de ocho mil 422 pesos, con un retorno de 20 meses en universidad pública; lenguas extranjeras, con un poco más de ocho mil pesos y tres meses, y diseño, con más de nueve mil pesos y ocho meses, respectivamente, si se estudió en universidad pública.

En tanto, Manuel J. Molano, director adjunto del IMCO, informó que de acuerdo con el estudio el desafío actual es la automatización, pues 65 por ciento de los empleos que tendrán los jóvenes que hoy comienzan la educación media superior aun no existe.

Agregó que según la empresa de colocación de empleos, Manpower, México es uno de los ocho países que más trabajos podría generar en los próximos años, pero para lograrlo es necesario asegurar la pertinencia de los planes de estudio y la capacitación continua.

Con información de Notimex.

De: http://www.altonivel.com.mx/cuales-las-carreras-mejor-peor-pagadas-en-mexico/

Publicado el

El ABC de lo que no debes hacer ni decir cuando renuncias a tu empleo

¿No sabes cómo actuar en una situación como ésta? Aquí te damos unas claves para afrontar el momento.

Todo mundo sabe que no es bien visto irse de un lugar ‘familiar’ sin despedir; pero cuando se trata de dejar un empleo aclaremos dos aspectos: primero, no estás dejando una relación personal, tranquilo. Segundo, sí estás cortando una relación que debes que cuidar a mediano y largo plazo.

¿Volverías a trabajar en un lugar que tú mismo decidiste abandonar? Seguramente no. Cada persona con la que te relacionaste en ese empleo, se convertirá en una oportunidad de abrir o cerrar puertas en un futuro.

Sin importar la razón por la que estés pensando en renunciar (o si ya deciste hacerlo), por más difícil que te resulte mantener la calma, hay una serie de claves que te ayudarán a sacar más brillo de tu panorama laboral cuando cambies de trabajo.

 1 Ser grosero o descortés

Ya sea que tú decidas renunciar o te hayan notificado tu despido. Hacer una grosería o tener un mal comportamiento con tu jefe, compañeros y con la empresa en general, sólo dañará tu reputación. Si hasta el momento has sido un buen compañero, ten en cuenta en estos casos que “la última impresión jamás se olvida”.

Quizás estés furioso o decepcionado, lo mejor es tranquilizarse y buscar desahogo con alguien externo o fuera de la empresa, de otra forma, terminarás diciendo cosas sin pensar que hieran a otros, o peor aún, ocasionen un enfrentamiento.

2 Ser orgulloso o prepotente

No significa que no estés seguro de ti mismo y de tus capacidades, especialmente si dejas tu trabajo por una mejor oportunidad laboral. Pero dar la impresión de sentirse superior a otros por un mejor sueldo o mejores condiciones de trabajo, provoca una molestia innecesaria a tus ex compañeros

Lo mejor es llevarse relaciones armoniosas del lugar, uno nunca sabe cuándo se inviertan los papeles. Además, después de todo, las condiciones del nuevo trabajo todavía son desconocidas para ti. Cuidado: podrías caer en una situación que te lleve a arrepentirte de tu decisión.

3 Hablar mal del lugar y de la empresa

Relacionado con el punto anterior: no ganas nada si haces sentir mal a las personas que se quedan a trabajar en la empresa que tú estás dejando, o peor aún, a las que recién ingresan. Así como tú deseas suerte en tu trayectoria, proyecta esa misma consigna para tus predecesores.

4 Prometer vínculos o contacto

Una cosa es conservar los datos de contacto de la empresa donde laboraste para futuras referencia y aclaraciones, y otra muy diferente prometer que seguirán en contacto, pues lo más probable es que no conserven un vínculo estrecho. Un error muy frecuente al cambiar de empleo es no averiguar cómo cerrar de la mejor manera la relación financiera que hayas tenido, específicamente si te concedieron una tarjeta de crédito y/o de nómina.

La mayoría de las veces puedes conservarla de forma natural, pero no siempre es la opción más recomendada, especialmente si hay comisiones o condiciones especiales por manejarla por tu cuenta, o bien si en tu nuevo trabajo te asignarán una tarjeta nueva.

5 Juzgar a tu jefe o a tu antiguo trabajo

Frases como “aquí no saben tratar a la gente”, “no necesito más de ustedes” y “nunca disfruté este trabajo”, son una pésima forma de despedirte de un sitio laboral, no tanto porque sean ciertas, sino por lo que denotan de ti. Juzgar personalmente a tu jefe podría llevarte desahogar tus sentimientos en el momento, pero recuerda que a futuro, son tus superiores quienes se convierten en las primeras referencias a las que tus nuevos empleadores suelen contactar.

Por otro lado, manifestar demasiada autosuficiencia da la impresión de soberbia más que de profesionalismo. Si tu campo laboral es muy específico, necesitarás mantener las relaciones con personas especializadas, y si por el contrario, es un área muy competida, necesitarás contactos para enterarte de más ofertas. La clave siempre: relaciones positivas.

Por último, si te marchas quejándote del trabajo que hacías, proyectas más contra ti que contra la empresa, pues lo más lógico sería preguntarse si te resultaba tan mala opción ¿por qué aceptaste permanecer allí?

¿Cuándo es el mejor momento para renunciar a tu trabajo?

No existe una respuesta única para ese dilema, pero por lo general todas las razones pueden resumirse en dos escenarios: 1) tienes una mejor alternativa de carrera y/o plan de vida, 2) es insostenible la situación que estás enfrentando en ese trabajo. Expertos en reclutamiento laboral de OOC Mundial y Laborando.com advierten que renunciar a un empleo puede ser más provechoso cuando

  • El gasto o el desgaste es mayor a las ganancias financieras y/o profesionales.
  • El tiempo para vida personal y laboral ya no puede distinguirse ni separarse.
  • Tu superior inmediato y/o tus compañeros son personas intratables aunque hayas intentado lidiar con ellos.
  • Si nunca recibes una retroalimentación o un balance por tu trabajo.
  • Si no hay proyección de crecimiento y/o tus iniciativas no son tomadas en cuenta.
  • Si llega una mejor alternativa personal y/o profesional, o bien si alcanzaste tus objetivos financieros o de conocimiento propuestos cuando recién ingresaste a ese lugar.20170511143047-despido

 

De: https://www.entrepreneur.com/article/294078

Publicado el

Estos son los nuevos empleos que trae la generación Z bajo el brazo

Tienen menos de 20 años y sí creías que los millennials estaban cambiando el campo laboral, espera a ver lo que esta generación proyecta para los próximos años.

Salma tiene 18 años y maneja a la perfección las tecnologías digitales, aunque los procesos manuales le cuestan trabajo. Habla muy buen inglés. Quiere ser oncóloga o pediatra; sueña con ser la mejor y aportar algo al mundo.

A diferencia de sus hermanos millennials, que gastan gran parte de lo que tienen en viajes, siempre que Salma recibe dinero –un “domingo”, un regalo de cumpleaños o el producto de un día de trabajo en el negocio familiar– lo ahorra.

Salma forma parte de la generación más conectada, educada y sofisticada de la historia: la generación z o centennial. Son niños, adolescentes y jóvenes que nacieron entre 1995 y 2010, y en todo el mundo suman alrededor de 2,000 millones. En México, según la encuesta publicada en el año 2010 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 33 millones de jóvenes son centennials y ya está integrándose al mercado laboral.

¿Quién es la generación z?

La encuesta global de empleo Kelly Workforce Index 2015, de la firma de recursos humanos Kelly Services, señala que siete de cada 10 empresarios o directores de empresas están preocupados por saber cómo la generación va a encajar en sus organizaciones, debido a sus características y expectativas.

Los centennials son visionarios, pioneros y marcan tendencias. Son los primeros en adoptar tecnología, los influencers, quienes dirigen los medios sociales. Nacieron en la época del terrorismo, la crisis financiera de 2008, el desempleo en gran parte de Europa, el Brexit y el cambio climático.

En muchas partes del mundo, esta generación ha sido testigo de cómo han tenido que luchar sus padres por conseguir dinero, y esto ha afectado su actitud hacia el trabajo, sus ambiciones y motivaciones. Los ha hecho más conscientes de sí mismos y autosuficientes, por eso ahorran dinero, más que gastarlo.

A diferencia de los millennials, esta generación es bastante activa y mucho más inclinada al mundo corporativo. Se preocupan mucho por el medio ambiente y la sustentabilidad. Buscan modelos de trabajo adaptados a sus principios: dinámicos, flexibles y que les permitan un balance entre trabajo y vida personal.

Esta es su personalidad

Los centennials son multiplataforma y multitarea, rápidos y exigentes, y como quieren hacer una diferencia en el mundo, prefieren trabajar en empresas en las cuales sus ideas y contribuciones son tomadas en cuenta. Y si la filosofía de una compañía no concuerda con sus valores, pueden renunciar, casi sin pensarlo. De hecho, prefieren el desarrollo profesional antes que un gran sueldo.

Tienen gran capacidad de colaborar en línea, con culturas diferentes, pues están habituados a la inmediatez. Son realistas, innovadores y orientados a objetivos, y como dominan el “lenguaje digital”, buscan trabajos en los cuales puedan emplear tecnología y qué mejor si están relacionados con la creatividad y la innovación.

La Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH) reconoce que estos chicos están acostumbrados a trabajar con libertad, a ser autodidactas, y a buscar información por sí mismos, pero también a producir sus propios contenidos y a encontrar soluciones de forma rápida.

Qué oportunidades buscan

Estas características hacen que los centennials se desempeñen muy bien en áreas de tecnologías de la información, sistemas, redes y tecnologías digitales; como ingenieros ambientales y en aquellos puestos relacionado con el medio ambiente y la sustentabilidad; y como asesores financieros. En muchas universidades del país ha subido la popularidad de las carreras de finanzas y economía.

Pero también se crearán nuevos puestos de trabajo para esta generación, según estudios de la firma inglesa de análisis y monitoreo de medios sociales Brandwatch. Entre ellos están los arquitectos digitales, quienes diseñarán edificios virtuales para que anunciantes y empresas de retail vendan ahí sus productos; especialistas que manejen y procesen de manera responsable una cantidad enorme de “datos basura” o waste data, los cuales se irán generando al mismo tiempo que se crea información útil a través del big data.

Otras oportunidades serán los consultores en bienestar para las personas ancianas, a medida que la población envejece; y nanomédicos, quienes se encargarán de crear y colocar pequeños dispositivos en el cuerpo humano para que la gente pueda monitorear su salud y automedicarse.  Otros trabajos del futuro son ingenieros “para las partes del cuerpo”, quienes crearán órganos y partes del cuerpo “vivas” necesarias en los trasplantes.

Mención aparte merecen los cirujanos de “memoria aumentada”, que ayudarán a mejorar la memoria de los ancianos y personas con Alzheimer; “diseñadores de niños”, quienes ayudarán a tener bebés que se ajusten a los requisitos de los padres; agricultores verticales, controladores del clima, y desarrolladores de avatares y hologramas de “gente virtual”.

La generación z ya está aquí y no sólo representa el futuro, sino que lo está creando.

 

 

De: http://www.altonivel.com.mx/estos-los-nuevos-empleos-trae-la-generacion-z-bajo-brazo/