Qué hará México con sus 622,000 ‘dreamers’ que regresarán de EU

Compartelo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest
Compartir

La llegada de los ‘dreamers’ al país puede ser visto como una oportunidad para el sector privado, pues la mayoría son jóvenes con trayectoria académica y profesional.

dreamers daca
Donald Trump no dará continuidad al DACA. El presidente decidió aniquilar el programa que daba temporalmente residencia legal en EU a casi 800,000 jóvenes inmigrantes que llegaron al país cuando aún eran menores de edad, es decir, entraron ilegalmente acompañados por sus padres. De media, los llamados “dreamers” o “soñadores”, tienen 25 años y se quedan desamparados sin el programa que les daba residencia legal en el país.

Ahora, la amenaza de la deportación revuela sobre sus cabezas. Para poder aplicar a DACA, tuvieron que dar su información personal como donde vivían, entre otros datos. Por ello, no sólo han quedado expuestos ante las autoridades de inmigración tras salir de las sombras, sino que toda su familia queda amenazada ante posibles redadas o acciones de la policía estadounidense.

Y México es el país que más “dreamers” tiene en EU. Se calcula que casi un 80% de quienes aplicaron a DACA, unos 622,000, son de nacionalidad mexicana. Ergo de ser deportados, ¿adivinan a donde serían enviados? Efectivamente, a México, un país del que apenas tienen recuerdos y donde se habla un idioma -el español- que muchos de estos jóvenes apenas dominan.

La decisión de Trump no es sinónimo de deportación inmediata. El Congreso tiene seis meses a partir de este momento para crear una ley que les ampare, es decir, el partido por su futuro entró ya en el minuto de descuento. Y aún les quedaría otra carta, que es recurrir a la Suprema Corte para defender la constitucionalidad del programa. Pero si pierden también esa batalla, son sujetos indocumentados que estarán bajo el objetivo de ‘la migra’.

¿Puede Trump deportar a 622,000 mexicanos en un jalón?

El internacionalista de la UNAM Jesús Gallegos cree que es “poco probable” que esto ocurra. No obstante, es más posible que estás deportaciones se fueran llevando a cabo de manera gradual, considera el experto.

Además, integrar de una a 622,000 personas en un país que casi no conocen, cuyo idioma muchos no saben y -seamos honestos- en el que no quisieran vivir, supone un “gran reto” para el Gobierno federal.

“Debido a su conocimiento del inglés, es probable que algunos traten de emigrar a Canadá antes que ser deportados a México”, opina Gallegos.

Tras crecer y vivir toda su vida en EU, muchos de estos “dreamers” están habituados a los sueldos altos del vecino rico, por lo que es normal que los menores sueldos en México no les sean atractivos.

Y para poder integrarlos de manera adecuada, el internacionalista considera que habría que tomar políticas “focalizadas y no universales”, lo que en su opinión puede levantar diferencias políticas.

“Se trata de un grupo heterogéneo, por lo que habría que identificar las ventajas de diferentes segmentos de esta población y preparar políticas focalizadas”, indica Gallegos.

¿Qué pueden aportar los “dreamers” a México?

La llegada de los “dreamers” al país puede ser visto como una oportunidad para el sector privado.

Muchos de ellos tienen carreras -o están estudiando- en universidades estadounidenses, que están ubicadas entre las mejores del mundo. Otros, en cambio, no cuentan con carrera ni con experiencia laboral.

Tienen entre 18 y 35 años, de media son 25, como comentábamos. Es decir, son chavos que tienen toda la vida por delante y ganas de prosperar.

Y aunque muchos de ellos no hablan ni escriben bien en español, tienen un nivel de inglés perfecto.

Es por ello que Aurelio Nuño, el secretario de Educación, abrió la puerta a que los “soñadores” puedan concursar por obtener una de las 1,200 plazas docentes para ser profesor de inglés que va a sacar la entidad.

Por eso, Gallegos reitera que desde el gobierno federal se debería llevar a cabo una política focalizada y no universal.

“Hay algunos que tienen estudios universitarios, son bilingües y tienen experiencia laboral. Hay que identificar a este tipo de personas con alta capacitación y darle un trabajo acorde con sus habilidades”, explica Gallegos.

No obstante, hay otros que sólo hablan inglés y no tienen carrera o que son todavía estudiantes universitarios. “Para este grupo, por ejemplo, habría que crear programas de mediano plazo para que terminen incorporándose en el mercado laboral mexicano.

Pero una política focalizada puede crear tensiones

Así lo advierte el profesor, quien teme que esta situación humanitaria se puede tornar en una situación política.

“Hay universidades que han indicado que darán programas en línea para los “dreamers”. Pero hay personas que han vivido toda su vida en México que han aplicado a esos programas y no los han obtenido”, indica el académico de la UNAM, que advierte de las tensiones que pueden crearse.

Sin embargo, para crear una correcta integración de esos 622,000 compatriotas, cuyas familias mandan desde Estados Unidos más de 20,000 millones de dólares cada año, según el Banco de México, el experto piensa que es “necesario” llevar a cabo esas políticas focalizadas.

“Dreamers”: ¿Un reto o una oportunidad para México?

A pesar de que algunos “dreamers” cuentan con capacidades que le podrían venir muy bien al país, Gallegos cree que es más un reto que una oportunidad.

“2018 ya de por sí va a ser un año complejo por las elecciones. El tema de los “dreamers” supondría un gran reto para este Ejecutivo”, comenta.

Y es que el país lleva unos años con restricciones presupuestarias desde que el petróleo pegó un bajón en el 2014. Por ello, en este contexto de austeridad, a la SEP le tocaría hacer un esfuerzo económico para integrar a estas personas.

Y, además, es “fundamental” -indica el experto- aumentar el presupuesto de la red consular que tiene México en EU.

“Es necesario dar asesoramiento jurídico e información a estas personas en EU para evitar la violación de sus derechos de deportaciones o detenciones arbitrarias”, añade.

La cincuentena de consulados que tiene México en EU ya está siendo apoyadas por organizaciones de la sociedad civil como ONGs y abogados que arropan a estos jóvenes en EU.

“Más vale que el Gobierno empiece a trabajar para enfrentar este problema de forma eficiente y pronta. De lo contrario puede convertirse en una bola de nieve que genere una catástrofe migratoria.

De: https://www.altonivel.com.mx/daca-hara-mexico-ahora-sus-622000-dreamers/

Comments

comentarios